Archivo

Archive for the ‘Opinión’ Category

Followers, Follows y Tweets, cuestión de proporciones


¿Tiene sentido tener miles de seguidores con los que no hablas nunca? y lo que es más extraño ¿qué razón tienen para seguir a alguien que no se comunica casi nunca?

Hay una cosa que mis comienzos en Twitter me desconcierta, algo que no me cabe en la cabeza y que ya no puedo dejar de comentar.

¿Por qué razón hay personas que siguen a cuentas desproporcionadas? Una cuenta desproporcionada, en principio nos debería dar una señal de alarma, de que algo no funciona bien.

Pero, claro, no os he explicado qué entiendo yo por una “cuenta desproporcionada”.

Desde mi punto de vista una cuenta desproporcionada es aquella que, en líneas generales tiene más seguidores que Tweets emitidos, pero no me refiero a unas pocas decenas (cosa que es lo más habitual cuando se empieza en Twitter) me estoy refiriendo a varios cientos o incluso miles o decenas de miles.

Yo no encuentro ningún sentido seguir una cuenta que tiene unos pocos cientos de Tweets y una cola de seguidores que sobrepasa ampliamente varios miles o decenas de miles. Incluso las cuentas que tienen un extraño equilibro de tweets, seguidores y seguidos por encima de los 1500 me resultan extrañas. ¿Cómo se consigue esa tremenda efectividad? ¡conseguir un seguidor a cada Tweet es una proeza!

Desde luego tengo muy claro que jamás seguiría una cuenta con, por ejemplo, 50 tweets y más de 800 seguidores, mucho más aún si tiene más de 1500 seguidores.

Esto indica claramente que es una cuenta “caza seguidores”.

Si estas leyendo esto y empiezas en Twitter y tienes dudas piensa que, lo más normal, es que las cuentas interactúen con sus seguidores, que conversen y que compartan información. Es necesario sembrar mucho para recoger algo por tanto es casi imposible ir ganando seguidores a ritmo de un seguidor a cada tweet.

El equilibro natural de Twitter nos dice que lo más normal es hacer muchos más tweets que seguidores tengas, no al contrario.

 

En cualquier caso si nadie siguiera a cuentas sin contenido no habría cuentas “caza seguidores”.

Se que este post no cambiará nada, todo seguirá igual, pero yo necesitaba soltarlo. Ya lo he dicho y esta noche dormiré mejor.

Y vosotros ¿qué opináis de esas cuentas?

 

Categorías:Opinión, Redes Sociales Etiquetas: ,

La reforma laboral y otras medidas anticrisis inútiles


El actual gobierno del Partido Popular estaba convencido antes de ganar las elecciones de que ellos sí sabrían arreglar lo que el PSOE había estropeado.

Para ello nos quiso convencer de que bajando los impuestos, manteniendo el gasto social y recortando de otras partes (nunca dijo de dónde) se mejoraría la confianza y se generaría empleo. Más o menos así lo entendí yo y creo que más o menos así nos lo vendieron.

Ahora resulta que si que ha subido los impuestos. Ahora resulta que, seguramente, subirá el IVA. Ahora resulta que sí se recortan gastos sociales. Ahora resulta que no se está mejorando la confianza, no mucho por el momento.

Ahora resulta que todo lo confía a la reducción del déficit y a la reforma laboral inminente.

¿Servirá de algo? No.  Es tiempo perdido y lo peor es que el mismo Rajoy lo sabe.

Es evidente que la reforma laboral no va a conseguir que se contrate más y mejor. Lo único que va a conseguir es que se más fácil despedir, no que sea más interesante contratar.

En este país el problema del paro siempre se ha planteado al revés, es decir, desde intentar evitar el paro en sí mismo, como si de una cosa evitable se tratara, como si de un dolor de cabeza que te puedes quitar con una aspirina se tratara. En este país el problema del paro nunca se ha planteado en sus justos términos, es decir, de cómo hacer más atractiva la contratación, más sencilla, más fácil y ágil.

Y lo que en este momento no se ve claro, claro como el agua cristalina, es que la primera condición que debe haber en cualquier economía para que se contrate personal es algo tan simple como el consumo. Sí, el consumo privado, algo que en este país ha caído a cotas insospechadas. Con un consumo tan bajo es imposible que nadie tenga interés (léase necesidad) por contratar personal. ¿Cambiará algo una nueva ley con un despido más barato? evidentemente no.

Un simple y sencillo ejemplo. Un fabricante de camisetas que ha visto bajar su producción a la mitad ¿qué necesita para contratar más personal? sólo una cosa: vender más camisetas. De ese modo contratará más personal. A su vez necesitará más transportistas para llevar su mercancía. El transportista comprará camiones nuevos. El concesionario de la flota podrá contratar nuevos vendedores de camiones. Todos estos nuevos empleados comprarán más camisetas y el empresario contratara más personal. DE sencillo que es parece un chiste, pero no lo es: es tan sencillo como lo cuento y al mismo tiempo es complicado llevarlo a la práctica.

Pero ¿qué hace el gobierno? Todo lo contrario. Sube los impuestos a una ciudadanía que no tiene casi ni para comer o pagar las hipotecas. Llueve sobre mojado por la subida del IVA del anterior gobierno. Es decir que son medidas que reducen la capacidad de compra de los ciudadanos, disminuye el consumo privado y se contrae la economía que produce más paro y más recesión. Es como si estás sin comer un mes y para arreglar tu anemia te pones a dieta. (ver este vídeo en el que Carles Torrecilla lo explica)

La solución es evidente que se quedará en papel mojado. Nadie contrata a nadie para estar ocioso.

La única solución pasa por reactivar el consumo privado y sólo hay dos maneras de hacerlo: por las buenas y por las malas.

Me explico: hay dos tipos de personas a) las que no consumen porque no pueden, porque no tienen de dónde sacar el dinero porque todo se lo gastan en la hipoteca; y 2) los que podrían hacerlo pero prefieren ahorrar o simplemente piensan que la crisis no va con ellos, que no les afecta en su palacio de cristal (me refiero a las muy altas rentas, claro)

El primer tipo de personas son víctimas de un sistema financiero que ha abusado y que para colmo se le está ayudando a tapar los agujeros que ha creado. Se esta haciendo al revés.  Se debería ayudar a las víctimas (de modo individual) a pagar esas deudas contraídas en abuso de poder de los bancos.

Estas personas, una vez liberadas de sus cargas injustas ¿qué harán? simplemente seguir con sus vidas, comprar productos de primera necesidad y vivir. Ahora lo que hacen es pagar al banco y mal vivir. Lo poco que tienen se lo lleva el banco, pero los bancos no lo ponen en circulación sino que lo retiran para cumplir con sus compromisos de coeficiente. Es decir, cuando más pagamos las deudas a los bancos menos dinero en circulación hay y menos se consume y más se agrava la crisis, es de locos.

Para colmo el dinero que entrega el BCE a nuestros bancos no circula porque nadie se fía de nadie y los bancos no se prestan dinero entre ellos, de modo que ese dinero tampoco circula (ver este artículo de EL País)

Simplemente si se perdonaran las hipotecas a las personas sin recursos aumentaría el consumo. Total esas hipotecas son de imposible cobro, no las van a cobrar de todos modos porque son deudas contraídas por personas que no las pueden pagar de ninguna de las maneras.

Luego están las personas que pueden consumir porque disponen de dinero pero que no lo hacen por el motivo que sea, normalmente desconfianza, desinterés o egoísmo puro y duro. Estas personas suelen ahorrar lo que no gastan con la idea de tenerlo disponible en un futuro si las cosas empeoran. Lo que no saben es que su actitud es la que está empeorando las cosas.

¿Qué se puede hacer en estos casos? Es simple: aumentar los impuestos del ahorro para que sea más interesante gastar que ahorrar. Si me compensa comprar un coche más que tener el dinero ahorrado en el banco, si me compensa más cambiarme todos los muebles que ahorrarse el dinero, si gastar me sale más a cuenta que ahorrar, es evidente que consumirá con más rapidez.

Este gobierno no ha dicho nada de momento pero bien que se enfadó porque el anterior gobierno tomó medidas que  penalizaban el ahorro de modo que no parece muy dispuesto a favorecer el consumo por la fuerza.

En resumen,  el gobierno anterior lo hacía mal, este gobierno navega y no sabe por donde va o si lo sabe no nos lo quiere contar. Dentro de un año habrá mucho más paro y más recesión y no habrá más remedio que tomar medidas en sentido contrario, medidas de reactivación de la economía, pero será tarde y habremos perdido otro año más.

Espero equivocarme pero parece ser que todos los expertos en economía (menos los del gobierno) dicen más o menos lo mismo, el quid de la crisis está en el consumo y no en la deuda.

Categorías:Opinión Etiquetas: , , , , , ,

Rajoy está triste


Si, Rajoy está triste. No lo quiere reconocer en público. Rajoy es un hombre sencillo y algo tímido, no suele exteriorizar sus sentimientos ni sus pasiones, quizás tenga algo que ver el ser gallego.

Y la pregunta es entonces por qué está triste nuestro próximo presidente del gobierno, a fin de cuentas tiene lo que quería.

Es más, tiene mucho más de lo que podría haber soñado: ha ganado las elecciones, por mayoría absoluta y ha roto el techo electoral del máximo referente del PP, el techo de Aznar. Eso son palabras mayores para cualquier militante del PP.

Entonces ¿por qué habría de estar triste?

Es sencillo, está triste porque su victoria es escuálida, pírrica, raquítica, decepcionante, una amarga victoria por mayoría absoluta.

….

….

¿Qué pasa? ya, claro, no se entiende nada de lo que he dicho, es todo una pura contradicción absurda.

Pues no lo es, en realidad tiene todo el sentido. Es como si el mejor equipo de futbol ganara por 1-0 en el último minuto y de penalti contra un equipo de segunda plagado de suplentes y con sólo 8 jugadores por haber expulsado al resto.

Rajoy ha ganado si, pero no ha convencido a los Españoles, por eso está triste.

Con la que está cayendo, con las feroces críticas contra Zapatero por parte de todos, tanto de la derecha como de la izquierda y el centro, con la grave crísis económica que tanto ha castigado al gobierno saliente, con todo ese viento a favor no ha podido convencer a los Españoles que es lo que habría esperado.

El PSOE ha perdido 4’5 millones de votos pero de tan sólo un 10% ha ido al PP. ¿Cómo es posible que tan poca gente haya cambiado su voto del PSOE al PP?

Varias son las razones que yo veo para ese paradójico comportamiento de los españoles.

Por una parte, los españoles, en su gran mayoría, no son de derechas y por tanto no votarían nunca a un partido de derecha por mucho que el partido mayoritario de la izquierda se desmorone, antes cambian su voto o se quedan en casa.

Por otro lado no hay que perder de vista que es muy probable que algunos de sus propios votantes, a raiz de los sucesos del 15M, hayan cambiado su voto, por ejemplo por UPyD. Es una opción que no puede descartarse. Hay que recordar que la suma de los votos de PP y PSOE se ha reducido en estas votaciones con respecto de las anteriores. Algo ha calado en la sociedad que ha desplazado su voto de los dos partidos mayoritarios a otros partidos menores.

Por otra parte la misma anodina, insulsa y vacía campaña electoral que ha diseñado el PP. Después de dos derrotas y con las encuestas totalmente a favor se pensó que era mejor no meter la pata, no prometer cosas complicadas de explicar y defender, cosas que pudieran poner en contra a la sociedad y las redes sociales. La idea era no repetir errores parecidos a la mala gestión propia del PP con antecedentes como El Prestige o el 11M. Si con dejarse llevar ya tenían la guerra ganada ¿para qué había que arriesgarse en contar lo que se había de hacer una vez en el gobierno?

Además, eso lo veremos pronto, Rajoy sabe que las medidas a toma son tan impopulares que no era necesario levantar la liebre antes de hora y arriesgarse a perder algunos votos que le podrían haber complicado el camino a La Moncloa.

El PP ha comprobado, sin lugar a duda de ningún tipo, que su techo está en 10 u 11 millones de votos. Eso es bastante menos del 30% del electorado y nunca llegará a superar el 50%. Dicho de otro modo: el único partido de derecha español, el partido que aglutina a todos los españoles conservadores sabe a ciencia cierta, que son minoría, que la mayor parte de la población española es bien de centro no conservador o de izquierda. Si hubiera un partído único que aglutinara desde el PSOE a IU hasta los más pequeños partidos progresistas, el PP nunca podría gobernar en España, jamás podría alcanzar el poder en el gobierno de la nación.

También es cierto que el PP llegará un día que se disgregará en dos partidos, uno grande de centro derecha liberal, y otro menor de derecha más conservadora nacional católica. Por el momento tienen una coexistencia pacífica, se necesitan mutuamente, eso también lo sabe Mariano, pero ese matrimonio de conveniencia acabará más pronto o más tarde.

La más curioso es que cuando suelte lastre el PP y se desprenda de esa derecha más conservadora es cuando más posibilidades de gobernar tendrá, obligará al PSOE a desplazarse a su izquierda y acabará por absorver en gran parte al electorado de IU.

Pero esto es “politica-ficción” por el momento.

Por el momento nos esperan 4 años de gobierno de un hombre triste.

El fin de ETA


Estos días se habla sin cesar del fin de ETA y de sus consecuencias políticas y sociales. Se acusan unos a otros de concesiones y miopía. Se arrima cada uno el ascua a su sardina ideológica perdiendo de vista la objetividad que, creo, es necesaria en un caso de la gravedad de este.

Quiero aclarar antes que no milito en ningún partido y no defiendo a nadie ni a nada, tan sólo deseo hacer algunas reflexiones que yo me hago en mi intimidad. Reflexiones para las que no tengo respuesta, reflexiones que me pregunto por qué no se han hecho ya antes de modo público.

Supongo que algunas reflexiones pueden ofender, por su contenido, a agunos. Si eso fuera así pido disculpas por anticipado pues soy consciente de lo delicado del tema y no prentedo tomarlo a la ligera.

En primer lugar está la necesidad de afrontar cualquier situación de conflicto desde el punto de vista del opuesto, incluso aunque eso nos abra las carnes en canal. No es posible sentarse en serio a meditar sobre un tema sin ser capaz de situarse en el puesto de nuestro oponente ideológico o moral.

Desde esta postura deseo afrontar mis reflexiones.

Pongámosnos (yo lo intento) en el lugar de un ciudadano de un país cual quiera. Un país que fue invadido hace siglos por un ejército invasor. Un pais al que se le cambia la lengua y las costumbres, un país al que se le cobran tributos que financian el ejército invasor.

Pensemos que ese ciudadano desea recuperar la libertad perdida y se organiza para crear un ejército de resistencia. Pensemos que por fin es capaz de crear células de resistencia y que se enfrentan al ajército invasor causándole bajas.

Pensemos que estamos en la Edad Media y que ese ciudadano es Español y que el ejécito invasor es el musulmán.

Pensemos ahora que estamos en el Siglo XX y que ese ciudadano es Vasco y el ejército invasor es el Español.

En el fondo, para un Vasco abertzale, ambos casos son iguales.

Yo no defiendo ni esta postura ni la contraria. Tan sólo intento crear una situación mental que permita comprender un poco como interioriza la izquierda abertzale esta situación. Para ellos ETA no es más terrorista que lo pudiera haber sido el ejército Español al expulsar a los musulmanes o a los franceses en la guerra de independencia con Napoleón.

La diferencia es que ahora es el ejército Español el que recibe los golpes, y no sólo el ejército, también los ciudadanos.

Desde este punto de vista, el abertzale, ¿alguien cree de verdad que una parte del Pueblo Vasco se humillará hasta el punto de arrodillarse y darse públicamente por derrotado?

Los que piensan esto creo que no son conscientes de que ETA no es un grupo de terroristas locos como las Brigadas Rojas italianas o el GRAPO. ETA es la misma sociedad vasca, ETA es una parte nada desdeñable del mismo pueblo vasco del cual salen los “soldados del Pueblo Vasco”.

Hay cientos de familias vascas en las que la mayor parte de sus integrantes son o han sido en algún momento parte activa de ETA. Nadie con dos dedos de frente puede creer que ellos no se sienten legitimados a hacer lo que hacen.

Es esa misma sensación de legitimidad la que hace absolutamente imposible una rendición al estilo que solicita el PP y las víctimas del terrorismo. Una derrota que sería más bien la escenificación de una humillación a esa parte del Pueblo Vasco.

Es cierto que yo mismo he deseado esa escenificación, al estilo de las derrotas de los cuerpos terroristas sudamericanos, con una montaña de armas apiladas mientras los criminales son conducidos, cabizbajos y encadenados, a un oscuro y largo cautiverio.

Pero lo que yo desee no importa. Cuando ETA secuestró a Miguel Angel Blanco yo fui el único en mi entorno que sabía, y así lo dije, que no habría clemencia y que lo mataría, como así fue.

Es ese caracter de la banda ETA la que me hace pensar que ahora que está acorralada, ahora que sabe que ya no le queda más cuerda, necesita buscar un remedio a esa posible humillación que no desean.

España no debe hacer concesiones, de ningún tipo y menos políticas. Pero está claro que el Pueblo Vasco abertzale que sustenta a ETA no se va a humillar, antes mororán matando que humillarse.

Por eso está pasando lo que está pasando.

El entorno de ETA y la misma ETA están buscando el modo de escenifiar que son ellos los que, por su gracia y su condescendencia, acceden a la paz. Desde ese planteamiento es normal que propongan alguna contraprestación, faltaría más pensarán ellos.

Es evidente que España no puede conceder nada, absolutamente nada de nada. Lo contrario sería…no me puedo imaginar qué pasaría.

Pero tampoco me puedo imaginar una situación en el Pais Vasco en el que casi una quinta parte de la población se sientan derrotados, una situación de “vencedores y vencidos” que tan mal resultado está dando en España que después de 35 años de la muerte de Franco todavía no hemos superado (y lo que nos queda)

¿Es eso lo que queremos para el Pais Vasco? ¿una sociedad dividida en vencedores y vencidos? ¿una sociedad en la que la viloencia y los asesinatos sea sustituidos por los odios irreconciliables por generaciones y generaciones?

Creo, sinceramente, que eso sería cerrar en falso la disolución de ETA. Para cerrar definitvamente este pasado de terror y muerte es necesario, es imprescindible, que todo ciudadano Vasco, con independiencia de sus ideas y mientras que no tenga delitos de sangre, sea igual a otro, que no haya nadie que se sienta superior por haber “ganado” ni nadie que se sienta inferior por haber “perdido”.

 

No se si el fin de ETA está cerca o lejos, lo que si se es que nunca se escenificará la derrota que se pide. Si se que el fin de ETA será en una mesa, en un despacho, o en una conferencia. Se que el fin de ETA no será negociado pero si “arreglado”. Ellos renunciarán a las armas, no a sus ideas, pacíficamente, entregarán las armas, pero a cambio pedirán cierto grado de reducción de penas para los que se entreguen voluntariamente, además del acercamiento de los presos.

También es cierto que ETA es posible que esté presionada por el gobierno para que en ese proceso no queden lastres en forma de escisiones de ETA que pretendan alargar la agonía. Es algo que ya sucedió en la época de la UCD cuando ETA-PM se disolvió.

Supongo que el gobierno está presionando para que esto no ocurra y a cambio condecerá algunas cosas que nunca sabremos.

Desearía que eso no fuera así pero, en el fondo, no me importa si se acaba con esto para siempre.

Espero y deseo que ETA no llegue a la navidad.

Categorías:Opinión Etiquetas: , ,

Estilos de fotografía en el reportaje social: ¿modas o modos?


Hace tiempo que se está notando una regeneración en el estilo o modo en que los fotógrafos nos enfrentamos a un reportaje social, concretamente a la realización de las fotografías de un reportaje de boda.

Por una parte parece que hay, por parte de los novios, una demanda real de renovación del estilo clásico, un tanto pétreo o acartonado como prefiere llamar @macarenagea, hacia un estilo más fresco y desenfadado, un estilo en el que la naturalidad en las fotos sea la norma y no la excepción.

Esta renovación del estilo ha traído lo que se llama o conoce como reportaje “foto periodístico” en referencia o analogía al trabajo que hace un fotógrafo de prensa con lo que sucede en su entorno.

Para que nos entendamos y comprendamos las diferencias de uno y otro intentaré explicar lo más destacado que diferencia ambos estilos.

En el estilo de reportaje de boda clásico, de fotos posadas, el fotógrafo se encarga de hacer de maestro de ceremonias dirigiendo a la gente para que las fotografías tengan en contenido y aspecto deseado. En este modo de fotografiar permitiría obtener retratos posados de los novios con sus amigos y familiares, así como de ellos por separado o juntos.

En el estilo foto periodístico, o de naturalidad real, el fotógrafo se mantiene al margen de los hechos, sin intervenir ni dirigir a los novios o familiares. De este modo el fotógrafo saca en sus fotos lo que sucede tal cual sucede. Lo normal es que en este modo de fotografiar se realicen una cantidad ingente de tomas y que no haya ningún retrato de los novios, de ellos o con sus familiares o amigos, puesto que eso supondría posar y eso es lo puesto a lo que define el estilo, sería una contradicción en si misma.

 ¿Qué pasaría si en una boda que se contrata un estilo foto periodístico no sucede nada, nada especial, nada divertido o nada espontáneo? Pues que no hay reportaje.

¿Por qué digo esto? Sencillamente porque este estilo, tal y como lo quieren vender algunos, es un fraude, no existe en realidad.

Resulta que los novios que más lo solicitan (no los únicos) son los más tímidos, los que no se gustan en las fotos (porque nunca les ha hecho fotos nadie que sepa hacerlas bien) los que, si pudieran no se harían fotos. Piensan que es un modo de escaparse del trámite de las fotos y, de paso, tener un reportaje chulo.

Estos novios ven ejemplos de reportajes de ese estilo y ven las fotos frescas e improvisadas y deciden que quieren eso…porque suponen que las fotos, todas las fotos son robadas, no posadas, lo que es un error.

La culpa de su error no es de ellos, lo es del que les vende esa idea sin decirles la verdad: que todo, incluso las fotos robadas, son posadas o actuadas, nada es lo que parece.

 

Estos novios tan tímidos son aquellos que cuando ven sacar la cámara al fotógrafo, por su timidez, se cortan, se paran, dejan de hacer lo que se supone que harían si el fotógrafo no estuviera y crean una “nula acción real” que fotografiar. Es cuando el fotógrafo no tiene más remedio que hacerlos posar puesto que en caso contrario se verían totalmente de palo, falsos y nada creíbles.

La paradoja es que, precisamente, por su timidez no pueden optar a un verdadero reportaje de fotos robadas. En cambio, los que son totalmente espontáneos, los que no temen a la cámara, los que se comportan igual con ella que sin ella, los que les da igual posar que no, esos son los que de verdad pueden hacer este tipo de reportajes.

Lo que sucede es que este segundo tipo de novios es más escaso. Entonces ¿qué es lo que nos enseñan en esos reportajes foto periodísticos? Lo que en realidad vemos es, salvo contadas excepciones, un reportaje dirigido.

El fotógrafo sabe las imágenes que desea y provoca a los novios para que, cual actores, finjan acciones que fotografiar. Si se hace bien el resultado es espectacular, un reportaje de aspecto foto periodístico, fresco y espontáneo, divertido y muy vendible.

¿Qué sucede si el fotógrafo no sabe hacer eso, si los novios no saben o no quieren colaborar y pese a eso se mantiene el objetivo? Lo que sucede es que se obtiene un resultado pobre.

Este estilo, el auténtico, es de una complejidad impresionante. Los fotógrafos de prensa saben lo complicado que es hacer una foto impactante en cualquier noticia. Pretender hacer una sola persona (o dos) un reportaje de estas características y sacar fotos impresionantes, perfectas, llamativas y que todo el mundo salga guapo y de retrato es como buscar una aguja en un pajar. Está al alcance de unos pocos grandes fotógrafos.

En EEUU eso se sabe y los que lo hacen saben como hacerlo, hace ya mucho que se está perfeccionando ese modo de hacer fotos.

En cambio en España, al ser un estilo nuevo y no afianzado, se está dando la paradoja de que son precisamente los menos formados, los que saben poco de fotografía por estar empezando, los que escogen este estilo para iniciarse ya que piensan que al no necesitar dirigir a la gente basta con disparar miles de fotos, alguna saldrá bien.

Además hay otra cuestión, la cultura fotográfica del público en general, en España, es bastante inferior que en EEUU. Esto hace que allí un mal fotógrafo se vea rápidamente y aquí pase desapercibido. De este modo resulta que en España si escoges un fotógrafo de este estilo tienes más papeletas de que esa un fiasco que si escoges un tradicional.

En mi caso particular intento utilizar un sistema mixto. A mi me gusta fotografiar lo que sucede…si es que sucede algo (que pocas veces pasa). Yo hago todo lo posible para que sucedan cosas y hago todas las fotos robadas que puedo. Hay infinidad de situaciones en las que robar fotos.

Además de esas fotos robadas procuro por todos los medios de que los novios tengan unos retratos convencionales de ellos mismos y con sus familias y amigos. Todo ello sin perder la posibilidad de robarles fotos en esos momentos.

En realidad intento sacar lo mejor de ambos estilos puesto que cada uno de ellos por separado no me convence. Creo que un poco de cada uno es lo mejor que puedo ofrecer a mis clientes.

¿Qué sucede después? Pues que los novios, esos mismos que pidieron por favor que las fotos no fueran posadas, los que tenían miedo a la cámara, cuando traen la lista de las fotos seleccionadas por ellos para su reportaje de boda…mira tu que raro, eligen principalmente las fotos posadas, justamente en las que mejor salen, justamente las que dijeron que no querían.

La mayor parte de las fotos robadas, incluso las que como autor consideras mejores fotos, se quedan fuera del álbum.

Entonces, yo me pregunto, ¿saben realmente los novios lo que quieren y lo que necesitan para su reportaje de boda? Sinceramente muchas veces no. Muchas veces, lo que piden, obedece más a la moda o a lo que una amiga les ha contado que a algo meditado y razonado con datos objetivos.

En cualquier caso quiero dejar claro que no estoy en contra de este estilo, simplemente procuro aplicarlo en mi trabajo del modo que creo que más beneficia al resultado.

El 15 visto por nuestros vecinos franceses


No hace falta añadir comentarios. El documental lo expresa bien claro a mi entender.

Reflexión en la jornada de Reflexión


En esta atípica jornada de reflexión que nos está tocando vivir este 21 de mayo se me acaba de pasar por la mente una reflexión ¿qué otra cosa podía hacer?

Leyendo un comentario de Carlos Carnicero en su blog, sin darme cuenta, mientras leía mi mente divagaba por otros lares atando cabos y reflexionando sobre lo que mi otra mitad del cerebro leía ávidamente.

De golpe una idea absurda se me pone en medio de mi mente acaparando toda mi atención, cual cartel luminoso diciéndome: psssh, oye, tu, despistado, que esto puede ser importante.

Dejo de leer y mi mitad reflexiva atiende a mi otra mitad locuela….anda, no me digas…pues….hombre no es para tanto…bueeeeno….vale, lo posteamos.

Ya pero no he dicho qué. La idea llega por la inutilidad de las campañas electorales actuales, tal y como están concebidas. Estas campañas sin casi iguales a las que se hacían en la II República, mítines y más mítines. ¿Son necesarios realmente hoy en día?

En sus orígenes seguro que a las plazas de toros acudía todo curioso que quería enterarse de las propuestas. ¿Es eso así hoy en día? Evidentemente no.

Pero si resulta que todas las veces que se llena en Valencia la Plaza de Toros (sea por el partido que sea) también se llena el paseo de la Alameda de autobuses, unos 100 posiblemente, para traer acólitos que jaleen al líder.

Actualmente los mítines no son espacios para explicar el programa, son espacios de auto afirmación del líder, espacios en los que se va a reconfortar al líder y a reírle las gracietas de turno. No son actos explicativos, son actos de marketing, actos empaquetados para vender imagen de unidad, seguridad y de potencia de seguidores, claro, a base de talonario y de autobuses de jubilados se puede llenar hasta el Maracaná.

Lo peor de todo ello no es su patente inutilidad, lo peor de todo ello es que esos autobuses, esos bocatas, esos gastos son pagados por todos los ciudadanos con nuestros impuestos. Un despilfarro del Siglo XX que no tiene sentido en el Siglo XXI.

Yo propondría prohibir esos actos multitudinarios de auto bombo, o al menos, que ese gasto no lo sufrague el ciudadano sino el partido interesado…si puede.

Seguiré reflexionando…aunque miedo me estoy empezando a dar.

Algunas verdades sobre lo que pasa en Valencia


Esta mañana he visto un vídeo que me ha impactado. Se trata de un vídeo de investigación casera, sin grandes medios, pero con mucho sentido común y una gran dosis de ironía….pero diciendo verdades como puños.

Es un vídeo en el que los realizadores dejan al descubierto las podredumbres de la Comunidad Valenciana, la corrupción, la desidia institucional y la manipulación a la que nos tienen sometidos (no a todos) los dirigentes del PP que la gobiernan.

No he podido resistir la tentación de ponerlo en mi blog, pese a que se que puede levantar ampollas, pero seguro que no serán tan grandes como las que soportamos día a día los que vivimos en esta sufrida comunidad.

Centrados en mí from angora l’andana on Vimeo.

Autores: JM Martín y Marcos Bañó

Licencia: CC: BY-NC-SA 3.0

Jornada de Reflexión = Jornada de Picnic


Como sabréis, y si no os lo digo yo, la Junta Electoral ha declarado ilegal la manifestación del sábado convocada por el movimiento #15M y las plataformas #democraciarealya etc.

Eso ya me lo veía venir, era de esperar.

¿Está todo perdido, nos han vencido, nos han desalojado de las plazas? NO, rotundamente no. La Junta Electoral puede, y debe, prohibir todo acto que perturbe la paz ciudadana requerida en la ley y prevista para la jornada de reflexión ya que, como la palabra indica, es una jornada de tranquilidad y relax para meditar el voto en conciencia.

Y digo yo ¿puede prohibir la Junta Electoral los Picnics? evidentemente no, eso sería extralimitarse y entrar en un régimen represor fascista.

Por tanto, cambiemos la jornada de lucha, manifestaciones y soflamas por un grande, enorme y libre Picnic de reflexión.

Es más, os conmino a todos a que acudáis a las plazas de vuestro pueblo o ciudad con vuestros hijos, la mesa, la nevera, las sillas, las cartas, dominó, parchís, etc.

Hagamos de ese día un gran día de reflexión en compañía de nuestros vecinos, en un gran picnic, sin voces políticas, sólo con canciones infantiles, cantajuegos, cucañas, samboris, jugando a la peonza, a las canicas, hagamos un gran guiñol con los cartones y las latas y la basura recilcadas, concursos de chistes, de playbacks, de lo que sea. Salid a divertiros, ser felices en paz y que ni la Junta Electoral ni nadie pueda decir en algún modo que nadie perturba la paz de nadie porque le coarta su paz para meditar su voto.

Si en esas circunstancias hubiera prohibición sería una declaración de guerra.

La calle es nuestra, no la pueden secuestrar con argucias jurídicas, que no os intimiden, las plazas deben estar a rebosar el sábado: pásalo.

Democraciarealya


nolesvotes democraciarealya

No podía poner otro nombre a este post, no en estas fechas y no estando en juego la propia democracia y la representatividad nuestra.

Pero antes de que alguno se me tire al cuello por descalificar a nadie y por pedir cambios profundos tengo que hace hacer una confesión: yo estuve en política. Si, lo confieso, tuve incluso carné de un partido. Pero eso no es lo peor, lo peor es que quería hacer de esa actividad mi modo de vida, entregarme al bien público, a mejorar la sociedad, a luchar por los más desfavorecidos, por la cultura, por los derechos fundamentales, por la defensa del medio ambiente y las energías renovables….claro, es que eso no es lo que entendemos hoy por “político” ¿verdad?

La pregunta que os estáis haciendo es ¿qué fue de aquella vocación de servicio? simplemente se apagó a la vista de las zancadillas y puñaladas traperas que hay en los partidos y por la corrupción y mentiras que veía todos los días. Me entró tanto asco que no pude hacer otra cosa que dejarlo. Tengo vocación de servicio público pero no de mafioso.

El caso es que siempre, desde que vi por la tele en directo la votación para el proyecto de reforma política que suicidaba las cortes franquistas, he sentido muy dentro la necesidad de hacer algo por mi país…pero ¿qué? ¿cómo?

Quizás este sea momento para aportar mi pequeño granito de arena para regenerar la política de este país y volver a luchar por una democracia real.

Si seguís Twitter (y sino este es buen momento para hacerlo) podéis comprobar el torbellino de mensajes que salen cada minuto con las palabras clave (me niego a hablar en inglés) #democraciarealya #nolesvotes #nonosvamos #yeswecamp #spanishrevolution #15m #acampadasol y algunas otra más.

En este enlace se puede ver un gráfico de la evolución de este tipo de contenido en la red. Como se puede comprobar es asombroso y no somos cuatro gatos los que queremos un cambio ya.

Algunos políticos malintencionados parece que no se enteran y comentan que se pide la abstención, nada más lejos de la realidad, lo que se pide es un cambio de voto. No me voy a extender en este punto porque ya hay otro blog que lo ha hecho y muy bien por cierto. Para comprender la diferencia entre voto en blanco, abstención o voto nulo lo mejor es leer el blog de “La libreta en blanco” donde se explica con meridiana claridad la diferencia entre estos conceptos.

Por lo tanto no se trata de castigar (cual azote) a los partidos, se trata de “refundar” la democracia española tal y como lo hacen actualmente algunos países del norte de África..¿alguien dijo que Europa comenzaba en los Pirineos? a ver si es verdad esta vez y tomamos ejemplo: España será lo que queramos los Españoles, sólo depende de nosotros.

Anoche, contestando a una twittera, entablé una conversación un tanto surrealista. Resulta que hay quien no se manifiesta o no se suma a la protesta porque no sabe cuál es el objetivo o el final último. O sea, que no nos gusta que nos manipulen pero no somos capaces de hacer por nosotros mismo nuestro propio camino. Tan aborregados y domesticados por los partidos estamos que necesitamos, para hacer una revolución, que antes alguien nos diga de qué va y para qué hay que ir. ¿Es que no nos bastamos nosotros mismos para pensar y darnos cuenta que huele a podrido?

Las revoluciones no se planifican en el salón de casa para luego, con consenso en la red, salir a manifestarse ordenadamente por un céntimo de euro al mes de más. Al contrario, las revoluciones surgen de modo espontáneo y son las masas, sus espontáneos líderes los que marcan su destino. Parafraseando a Kénedy: No te preguntes qué puede hacer esta revolución por ti, sal tu mismo a generar el estado de opinión que necesitas para defenderla como tuya, se tu mismo la revolución, que no te lo cuenten.

Para saber un poco más sobre esta revolución, su manifiesto (con el que no estoy del todo de acuerdo), etc podéis visitar el blog de Enrique Dans.

Yo tan sólo me voy a limitar a opinar (de eso va este blog) sobre los problemas que yo le veo a nuestro sistema político y las soluciones o cambios que yo propondría.

Desde mi punto de vista (y de otra mucha gente) el principal escollo para la democracia real es el sistema electoral más que los propios partidos. Éstos tan sólo se hacen funcionarios mercenarios porque la ley así se lo permite.

Dentro de lo que es el sistema electoral español se pueden diferenciar varios aspectos:

  1. La ley D’hont de representación parlamentaria (explicada aquí y aquí)
  2. Las listas cerradas y bloqueadas
  3. La distribución de las circunscripciones
  4. El sentido y utilidad de las cámaras
  5. La ley de financiación de partidos

Intentaré ser breve en cada caso.

La ley D’Hont sirve básicamente para dar más escaños al partido más votado, es decir, más de los que le corresponden de modo proporcional puro. Lo que pasa es que en España nunca se ha aplicado correctamente. Para que funcione en el modo en el que se diseñó la circunscripción ha de ser única, es decir, en lugar de hace una lista para cada provincia habría que hacer una sola lista para todo el país, tal y como se hacen en las elecciones Europeas.

¿Por qué? Sencillamente para evitar que partidos regionales pequeños obtengan más escaños que partidos nacionales con muchos más votos. Repasar este blog.

¿Qué sentido tiene implantar un sistema para potenciar al partido más grande y más votado si luego un pequeño partido regional saca más escaños que otro nacional con más votos?.

Sencillamente porque salíamos de una dictadura en la que las minorías regionales habían sido fuertemente reprimidas y se las quería sobrerepresentar para darles espacio y que no fueran un problema involucionista. También es cierto que la idea (está escrito en la misma Constitución) es que el Senado sea la cámara de representación territorial..¿por qué tener dos veces representados a los territorios? no lo entiendo.

Si los territorios ya están sobrerepresentados en el congreso no necesitamos al Senado y si el Senado es la cámara para representar a las Comunidades Autónomas entonces los partidos regionales y nacionalistas deberían concurrir en una candidatura nacional en una única circunscripción.

Tal y como yo lo veo el senado debería ser una cámara al estilo del Senado alemán o de los USA, es decir, una cámara que represente a los estados miembros, en nuestro caso llamados con el eufemismo de “Comunidades Autónomas”.

Resumiendo: en el Congreso de los Diputados se debería elegir en una única circunscripción si se desea utilizar la Ley D´Hont (tampoco es necesario) y el Senado debería ser la auténtica cámara de representación de las CCAA.

Ya hemos visto el punto 1, 3 y 4, vamos a ver el punto dos, las listas cerradas o abiertas.

Teniendo un sistema como el de la Ley D’Hont tener listas abiertas es una auténtica locura. Eso supone que cada ciudadano debería escoger, por ejemplo, a un máximo de 20 candidatos (un número inventado) que podrían ser del mismo partido o no. En cada mesa electoral, a cada papeleta, habría que sumar a cada candidato los votos recibidos. En un caso de una circunscripción que escoja 20 diputados y se presenten más de 10 partidos (cosa muy normal) podríamos estar manejando una lista de más de 200 candidatos a los que sumar votos (todos recibirán al menos su propio voto)Luego traslada eso a nivel nacional, el caos sería increíble.

Es decir, las listas cerradas son malas pero las listas abiertas en el sistema actual de recuento y asignación de escaños sería ingobernable y tendría un coste enorme.

Claro que ¿quién ha dicho que este sea el único sistema electoral?

Hay otra opción en la que los ciudadanos elijen directamente a sus representantes sin pasar por listas: la circunscripción de candidato único. Es decir, en cada barrio, en cada localidad pequeña, se elije a una sola persona, de partido o independiente de partidos.

Este es el sistema anglo-sajón empleado tanto en Gran Bretaña como en EEUU. Tiene inconvenientes y ventajas. Como ventaja más grande está que en cada distrito (es como se llaman) el candidato está muy ligado a sus electores, les conoce, les habla, es de su barrio o ciudad y les defiende. El votas porque le conoces y sabes qué es lo que él hace por ti en el parlamento. Si no lo hace bien, lo despachas, sea del partido que sea.

Otra ventaja es que los independientes no necesitan asociarse a ningún partido, se presentan por libre, en su distrito y si lo hacen bien salen elegidos. Da más oportunidades a los pequeños e individualidades.

Por contra está la desventaja de que los votos que sobran en cada distrito no sirven para nada. Es decir, si en un distrito se presentan 4 candidatos sólo puede ganar uno, los votos recibidos por los otros 3 no sirven a nadie ni para nada, a nadie les computa. Pero algo parecido ocurre con los restos en cada circunscripción en la Ley D’Hont, de modo que  estamos en lo mismo.

En este sistema lo primordial es distribuir correctamente los distritos entre la población para que la representación sea proporciona y adecuada.

No obstante yo creo que se deberían hacer dos correcciones a este sistema:

a) obligar a que los candidatos antes de presentarse demuestren que han vivido y trabajado en ese distrito lo últimos diez años anteriores a la candidatura

b) que se imponga un factor de corrección de la proporcionalidad.

Este factor se necesita porque ese sistema tiene fama de dar más escaños al segundo partido más votado, es algo que sucede con frecuencia (algo que pasa también en el sistema Español). Para ello, por ejemplo, si hay que repartir 500 escaños se reservarían 50 (es un número como otro cualquiera) y éstos se repartían entre los partidos que tengan menos escaños que votos en su proporción. Para ello se contarían los restos de votos de cada distrito. La idea es que al final si un partido ha sacado el 30% de los votos tenga ese mismo porcentaje de escaños y no el 20% o el 42% como puede pasar.

Este sistema de elección, unipersonal, para el Congreso de los Diputados nos evitaría el tema de las listas cerradas y podríamos realmente evitarnos a los cuneros y chorizos en las listas.

Otro tema que no he comentado antes en los puntos a analizar es que yo cambiaría el sistema de designación del Presidente del Gobierno. Yo creo que se debería hacer como en Francia, de modo separado del legislativo, puesto que en realidad el Presidente del Gobierno es el “Jefe del Ejecutivo” y no debería formar parte del “Cuerpo Legislativo”, sino que se lo digan a Montesquieu.

La idea sería unas elecciones presidencialistas con un cargo para 5 años, mientras que el Congreso de los Diputados tendría mandato para 4 años. Se permitiría más flexibilidad ya que el legislativo y el ejecutivo serían totalmente independientes y estarían obligados ea entenderse incluso si fueran de distinto color político (cosa muy habitual en Francia y EEUU)

Lo último es la financiación de partidos. El problema actual es que los partidos dependen de la donación bondadosa del estado para vivir y como luego ellos mismos son los que se gobiernan pues se dan lo que les da la gana y se perdonan las deudas que les da la gana. De modo que todo es despilfarro y oscuridad en las cuentas, corrupción y chanchullos.

La solución es una ley como la americana: donaciones públicas y cuentas públicas. Todo con luz y taquígrafos. Todos saben qué dinero y de quién recibe cada uno para su campaña. ¿Que eso puede crear clientelismo? claro, pero clientelismo conocido, sabes perfectamente de dónde ha sacado el dinero y si luego le favorece se nota. Pero en España como todo es opaco, se consigue dinero de corrupción pero como no se sabe pues no te extrañas que este o aquél gane una contrata. Este sistema es mucho peor, es evidente.

Bueno, hasta aquí mi discurso. Espero que el domingo votemos todos, a quien sea, pero que votemos, que eso sea una señal de que no nos conformamos, de que queremos cambios radicales y democracia real ya.

Espero y deseo que esta primavera no se acabe hasta las elecciones generales. Las municipales son sólo el pistoletazo de salida. Recordad que la 2ª republica se instauró con unas elecciones municipales. Ahora también se pueden cambiar las cosas, no esperes que te lo cuenten, actúa, vota….pero sobre todo: no les votes.

Por cierto, con las prisas habré cometido errores, espero que me perdonéis.

A %d blogueros les gusta esto: