Archivo

Archive for 28 abril 2012

Todos contra DropBox


ATENCIÓN:

Este post ha sido totalmente reescrito y actualizado en mi nueva web. Tanto si has entrado por primera vez como si estás repasándolo te invito a que leas el nuevo post porque tiene muchas novedades y corrige errores.

14-octubre-2013

Puedes leerlo aquí

El panorama de las Webs que ofrecen almacenamiento en la nube se ha revolucionado estos últimos días con la aparición de Google Drive. Su oferta se viene a sumar a la de otras aplicaciones más o menos conocidas y consagradas como DropBox, SugarSync, SkyDrive, iCloud o BOX.

Pero no son todas iguales ni todas ofrecen lo mismo.
En este artículo intentaré dar una pequeña idea de lo que ofrece cada una y de sus diferencias más significativas.

Dentro de las Webs que dan servicio en la nube podemos distinguir diferentes características que no siempre se dan juntas:

  1. Las que ofrecen simplemente espacio de almacenamiento privado en la nube que no depende de una o varias carpetas de nuestro ordenador (BOX)
  2. Las que dan la opción de compartir carpetas propias (de nuestro ordenado) de modo colaborativo, para más de una persona añada o modifique archivos (DropBox).
  3. Las que ofrecen programas propios para ayudar a editar, crear ver los archivos subidos a la nube (SkyDrive).
  4. Las que ofrecen un sistema sincronización de dispositivos (SugarSync, Cubby)
  5. La que ofrecen un disco virtual en la nube (Bitcasa)

Hay un grupo de Webs que funcionan con aplicación de escritorio, gestionando una carpeta de nuestro ordenador que es la que comparte y sincroniza en la nube (DropBox, SkyDrive, Googel Drive, SugarSync, Cubby).

Otras simplemente funcionan directamente en la nube a modo de disco virtual (BOX, ADrive)

Y hay unas pocas que permiten hacer una cosa que para mi es fundamental y que no se le suele dar demasiada atención. Se trata de la posibilidad de escoger las carpetas que desees, sin restricciones, sean las que sean, y no sólo guardarlas en la nube, sino lo que es más importante, sincronizar su contenido con tantos otros ordenadores y dispositivos nos parezca adecuado, sin límites.

¿Por qué creo que es tan importante? Simplemente porque ya me he cansado de viajar cargado con un pen con archivos para modificar en casa que luego me he de acordar de volver a recopiar el lunes en sus respectivas ubicaciones. ¿y si se me olvida llevarme el archivo que necesito?
Desde hace tiempo tengo sincronizados todo el contenido de la carpeta “Mis documentos” en tres ordenadores diferentes y es una gran ventaja, pase lo que pase siempre tengo a mano mis cartas, ofertas, textos, bases de datos, fotos, vídeos o lo que sea que tenga en mis carpetas sincronizadas.
Además estas Webs te permiten tener control de versiones. Cuando se sincronizan por primera vez los dispositivos si encuentra en las mismas ubicaciones archivos con el mismo nombre deja ambos y a cada uno de ellos les añade el nombre del ordenador de donde proceden. La idea es que luego tu lo revises y borres las versiones más antiguas o que no te interesen.
Esta función la ofrece SugarSync (del cual nunca se habla) y Cubby.
Los otros programas del tipo de DropBox sólo pueden sincronizar las subcarpetas dentro de la carpeta DropBox por lo que no ofrecen el mismo servicio.

Veamos brevemente cada una de ellas.

DROPBOX: Ofrece de inicio 2GB. En este momento se puede actualizar subiendo fotos hasta 3GB más. Se pueden conseguir más GB gratis, hasta 18GB, recomendando el servicio a otros usuarios (500Mb por referencia que se apunte). Por 100 dólares anuales puedes obtener 50GB ampliables hasta 82.

Es un servicio colaborativo ya que permite compartir carpetas enteras entre varios usuarios. Permite compartir documentos sueltos mediante enlace público y álbumes en modo de galería pública.
Crea una carpeta en nuestro ordenador cuyo contenido permite sincronizar entre varios ordenadores. No permite sincronizar carpetas que no estén dentro de dicha capeta.

No dispone de aplicaciones para ver, crear o editar los archivos.
Funciona como una copia de seguridad y sincronización entre dispositivos y usuarios que compartan carpetas.

Compatible con tablets y smartphones
A favor: es el más extendido.
En contra: es de los que menos espacio ofrece de entrada. Sus planes de empresa tienen un precio elevado.


==

==

SugarSync: inicio 5 GB ampliables por recomendaciones. Por 100 dólares anuales puedes obtener 60GB.

Permite compartir carpetas, álbumes y archivos sueltos.
Permite sincronizar entre varios ordenadores “cualquier carpeta esté en donde esté”.

No dispone de aplicaciones para ver, crear o editar los archivos en la nube.
Permite gestionar y controlar las diferentes versiones de los archivos modificados desde diferentes dispositivos.

Funciona como una copia de seguridad y sincronización entre dispositivos: al instalarlo crea una carpeta similar a la de DropBox llamada “carpeta mágica” que nos permite compartir públicamente cualquier archivo que se encuentre en ella.
Dispone además de un carpeta en la nube llamada “archivador Web” que funciona exactamente como una carpeta privada en la nube.

¿Qué es el Archivador Web?
        El Archivo web es un espacio en el que puedes guardar copias de los archivos que no quieres que se sincronicen con tus ordenadores. Considéralo “sólo para copias de seguridad”. Estos archivos se almacenan de forma segura en el servidor y podrás acceder a ellos desde cualquier navegador web o dispositivo móvil.

Es compatible con tablets y smartphones.
A favor: ofrece más espacio que DropBox y da más servicio al permitir sincronizar cualquier carpeta.
En contra: no es tan conocido.

Tutorial de sugar sync

==

==

BOX: inicio 5GB. Desde hace tiempo se ofrecen 50Gb gratuitos (yo tengo 50GB).
El plan Business es para un mínimo de 3 usuarios (hasta 500), ofrece un espacio de 1000GB y tiene un coste de 15 dólares por mes y usuario.
Es un precio elevado pero nadie ofrece lo que ofrece BOX. Es la única opción lógica en una gran empresa.

Es colaborativo hasta un nivel que no alcanza ninguna otra de las aplicaciones en la nube.
Además de poder compartir carpetas o archivos se pueden establecer diferentes niveles de permisos y contraseñas personalizadas.

Te avisa de los cambios producidos por los colaboradores en el contenido de los archivos o carpetas, incluso puedes recibir los cambios por RSS.
Puedes controlar los colaboradores, darlos de alta o baja, cambiarles los permisos, mandarles un e-mail etc.

En este vídeo os podéis hacer una idea de algunas de las potencialidades que tiene BOX como herramienta de colaboración en las empresas.

Santiago Sanz nos explica en su blog el modo de usar BOX como una unidad de red en Windows7.

Funciona como una auténtica oficina en la nube, un espacio común en el que trabajar.
A esto hay que añadir que dispone de una gran cantidad de aplicaciones para instalar y disfrutar con BOX, todas ellas pensadas para facilitar el acto de compartir y generar documentos compartidos.

Más información en el canal oficial de BOX en Youtube

Es compatible con tablets y smartphones
A favor: son 50GB gratis. Increíbles posibilidades de colaboración.
En contra: Sólo se puede usar  como una unidad de red, no sincroniza otras carpetas. Demasiado complejo para una persona que no necesita tantos servicios.

==

==

CUBBY: inicio 5GB. Está en fase beta de modo que en su Web no se indica nada de que se pueda comprar más espacio o que existan otras posibilidades de uso por el momento.

Permite compartir carpetas y documentos sueltos mediante enlace público.
Permite sincronizar entre varios ordenadores el contenido de las carpetas que deseemos.

No dispone de aplicaciones para ver, crear o editar los archivos.
Funciona como una copia de seguridad y sincronización entre dispositivos y usuarios que compartan carpetas.

De momento es el más parecido a SugarSync, más simple de interface y aparentemente igual de potente.
Habrá que esperar a la fase definitiva para saber más cosas.

Compatible con Android. Con iPhone o iPad no lo se.
A favor: es sumamente simple de manejar
En contra: está en fase Beta

==

==

ADrive: inicio 50GB. En la versión básica (gratuita) la carga de archivos se ha de hacer mediante FTP. En las versiones de pago funciona creando una unidad virtual en red. Se pueden obtener 50GB por 69’50 dólares al año o 100GB por 139’50 dólares al año..

Permite compartir carpetas y documentos mediante enlace público.

Dispone de ZOHO para ver o editar los archivos en la nube.

A favor: son 50GB gratis
En contra: sólo carga archivos por FTP en el modo gratis lo cual lo hace engorroso de usar.

==

==

SkyDrive: Es el servicio ofrecido por Microsoft a través de Hotmail y Windows Live. Arranca con 7GB. Por 37 € anuales puedes obtener 100GB siendo posiblemente el más barato de todos.

Es colaborativo ya que permite compartir carpetas y documentos sueltos mediante enlace público y permite administrar varios ordenadores incluso de modo remoto.

Dispone de las aplicaciones básicas de Office, Word, Excel, PowerPoint y Bloc de notas de OneNote para ver, crear o editar los archivos en la nube.

Funciona como una copia de seguridad y sincronización entre dispositivos y usuarios que compartan carpetas.

Tutorial de SkyDrive en Inglés.

==

Tutorial de SkyDrive en Francés.

==

No lo he encontrado en castellano.

A favor: Si tienes una cuenta antigua de Hotmail y te das prisa puedes tener 25GB gratis. Totalmente integrado con las aplicaciones de Microsoft.
En contra: al igual que DropBox, no sincroniza carpetas externas.

==

==

Google Drive:  inicio 5GB. Por 60 dólares anuales puedes obtener 100GB.

Es colaborativo ya que permite compartir carpetas y documentos.
Crea una carpeta en nuestro ordenador cuyo contenido permite sincronizar entre varios ordenadores.

Utiliza Googel Docs para ver, crear o editar los archivos.
Funciona como una copia de seguridad y sincronización entre dispositivos y usuarios que compartan carpetas

A esta lista le faltaría iCloud pero al ser un sistema propietario de Apple para dispositivos Apple y no disponer de ninguno no he hecho ninguna prueba.
En lugar de ello os dejo el enlace de un artículo de Portaltic.es en el que se compara a la mayor parte de los mencionados anteriormente y se describe iCloud.

SkyDrive, Google Drive, iCloud o Dropbox: ¿qué nube elegir?

A favor: Totalmente integrado en Google Docs.
En contra: al igual que DropBox, no sincroniza carpetas externas pero permite seleccionar cuáles se sincronizan.

Pero no hemos terminado, falta uno que he dejado para el final porque es el más extraño de todos: Bitcasa.
Bitcasa está en fase beta, se accede solicitando invitación y por el momento es gratis.

La filosofía de esta web es diferente a las otras. Mientras que las otras actúan a modo de repositorio y como vínculo de sincronización de datos, la idea de Bitcasa es diferente. Ellos pretenden que tus datos, todos, estén en la nube. Una vez subidos a la nube los datos se borran de tu disco duro….bueno todos no.

Para agilizar el acceso se crea una carpeta de archivos temporales del tamaño que tu determines. Esos archivos estarán en modo local y una vez se modifiquen se sincronizarán en la nube. Esta carpeta es la “caché” del sistema.
Con forme se edite o se generen nuevos archivos y se agote el espacio en esa carpeta temporal, los archivos más antiguos se borrarán de ella permaneciendo sólo la copia en la nube

Esta Web literalmente sube a la nube tus datos para tenerlos disponibles desde cualquier lugar. Es un concepto diferente. Yo creo que es, a largo plazo, el modo normal en el que trabajarán los portátiles, los tablets y los Smartphones, sin apenas necesidad de disco duro y con todo lo importante en la nube para no perderlo.
Porque lo más curioso de Bitcasa es que ofrece “espacio ILIMITADO” por tan sólo 10 Dólares al mes.
Es la mejor relación precio/espacio de todos puesto que no hay límite de espacio. Teniendo en cuenta que actualmente dos discos en paralelo de 1TB costarían bastante más de 120€ podríamos decir que con usar 1TB al año tendríamos amortizado el servicio, sin contar con las ventajas de poder disponer de todos los archivos estés donde estés.

Para saber más sobre Bitcasa podéis ver la Web oficial

.

Mi conclusión:

  1. si tus necesidades son simplemente de tener alguna manera sencilla de compartir archivos y carpetas esporádicamente el más práctico sería SkyDrive porque ofrece más espacio (7GB frente a 2 de DropBox o 5GB del resto). Además dispones de aplicaciones 100% office mientras que Google ofrece menos espacio y unas aplicaciones “compatibles” además de no tener OneNote.
  2. Si lo que buscas es tener varias carpetas en diferentes dispositivos total y permanentemente sincronizadas yo recomendaría SugarSync antes que Cubby, que teniéndo el mismo propósito ofrece alguna cosa más y permite conseguir más espacio gratis vía recomendaciones.
  3. Si lo que necesitas es espacio a mansalva, sin más, tu aplicación es BOX porque teniendo los mismos 50GB que ADrive, se puede configurar como disco de red y Adrive no.
  4. Si lo que necesitas es una aplicación en la nube completa y para un proyecto en grupo la solución es BOX.
  5. Y si lo que necesitas es prescindir de tu disco duro y tenerlo todo en la nube, sin límites, tu apuesta es Bitcasa.

Como se puede ver no hay una aplicación perfecta, cada una da una solución parcial o cubre un aspecto del problema…o de la solución.
Al final toca tenerlas todas, probarlas todas y poco a poco seleccionar aquella o aquellas que cubran mejor nuestras necesidades.

Hasta aquí este extenso artículo. Si pensáis o sabéis de algún error que haya cometido agradecería la corrección, va en beneficio de todos.

Del mismo modo me gustaría conocer opiniones diferentes sobre estas u otras opciones que no estén en este artículo.

Si os ha gustado compartirlo y votadlo favorablemente y si no os ha gustado, decidlo ya que es la única manera de mejorarlo.

Anuncios

El valor de la reputación online


Un intento de aproximación a su medición y comprensión

Desde los inicios de la profesionalización de la red ha habido modos de medir la actividad en ella. Desde que se buscan resultados concretos se hace necesario medir la calidad del trabajo realizado. Desde que ese trabajo se realiza en las redes sociales se trata de medir la “reputación social” o “reputación online”.

Esta medida intenta dar un valor numérico que exprese la calidad del trabajo realizado en la red. Para ello hay varias Webs que se encargan de ello, cada una con sus parámetros y con su modo de medir nuestra actividad.
Pero ¿hasta que punto es fiable este valor? ¿En qué contexto hay que tomarlo para no llevarnos a engaño? ¿Son fiables todos los modos de medir la reputación?

Por lo que yo he podido comprobar no hay ningún método perfecto para medir la reputación online. Cada una de las Webs que se dedican a ello lo hace en base a diferentes parámetros y da importancia a diferentes valores frente a otros.
No entraré a tomar en cuenta todas las Webs que miden la reputación porque sería excesivamente largo. Lo que si me gustaría es explicar mi modo de entender los valores de reputación online que nos ofrecen las dos Webs que para mi mejor lo hacen, Klout y Peerindex.

La mayor diferencia entre ambas Webs es que mientras que Peerindex sólo mide la actividad en Twitter, Klout trata de medir la actividad en Twitter, Facebook, Google plus y Linkedin.

Se supone que en ese sentido Klout sería mucho más preciso pero eso no es así porque sólo mide la actividad en las redes en las que estás activo de modo que no te puntuará menos por sólo participar en una red o te subirá la puntuación por participar en más redes.

Lo primero que hay que entender cuando nos enfrentamos a los valores de Klout o Peerindex es que esos valores no son en ningún caso una medida absoluta un ranking general. Estos valores son sólo una medida personal e intransferible de nuestra actividad respecto de nuestra propia red, el modo en que nos comunicamos con ella, nuestras interacciones con la misma, el grado de compromiso que ellos tienen con nuestros contenidos y, tangencialmente, la capacidad que tenemos de poder hacer trascender nuestros mensajes más allá de nuestra red y la cantidad de gente a la que pueden llegar.

Dicho de otro modo, que dos personas tengan el mismo valor de Klout sólo indica que tienen una capacidad similar de influir en sus propias redes, sean estas del tamaño que sean.

Se puede tener un valor de Klout superior a 60 con unos cientos de seguidores y un valor muy inferior a 60 con varias decenas de miles de seguidores. Como ejemplo @b2bYellowpages tiene a día de hoy más de 27 mil seguidores y un Klout de 39 y Fátima Martínez López ( @fmlopez48) con 12 mil seguidores tiene un Klout de 68. Como se ve la cantidad de seguidores no influye en la reputación o el valor de Klout.

Además un contratiempo que genera Klout de tanto en tanto es que reordena el algoritmo y produce bajadas generalizadas de puntuación o subidas increíbles de un día para otro. Esto es genera un malestar que suele ser comentado entre los usuarios.

Ante tal panorama ¿cómo debemos interpretar los datos que se nos ofrecen? Básicamente lo que yo hago es ponerlos en relación con los valores de su propia cuenta puesto que es a ellos a los que está midiendo.

Un valor de Klout muy alto siempre querrá decir que hay una grande y buena conexión con los miembros de esa red independientemente de que sea pequeña o grande. Una cosa será que se consiga emitiendo muy pocos tweets y otra que se emita una gran cantidad de ellos. En el primer caso se tratará de una personalidad que es seguida por quien es y no por lo que dice.

En este caso tenemos a Esperanza Aguirre que tiene un Klout de 67 y tiene 89 mil seguidores con tan sólo 2 mil tweets (muchos más seguidores que tweets). En el caso opuesto tendríamos un gran conversador que comparte contenido interesante y que atrae a su audiencia por su propio valor. En ese caso tenemos a @fmlopez48 que con 12 mil seguidores tiene un Klout de 64 y ha realizado 83 mil tweets.

Por tanto el valor de la reputación online no vale nada si no se pone en el contexto de la persona y la red de que dispone.

Incuso, tratándose de Klout, habrá que tener en cuenta ese valor en el contexto de la red o redes en las que se produce esa reputación puesto que hay personas que lo obtendrán de una su actividad sólo de Faebook, sólo por la de Google Plus, sólo por la de Twitter o por distintas mezclas de ellas. De este modo Klout nos indica no sólo la reputación online de la persona sino también en qué proporción se obtiene en cada red.

Aún así y todo no es un valor perfecto. Yo no concibo evaluar una cuenta sino es además con su valor Peerindex puesto que rara vez coinciden. Es más, se dan paradojas como que personas con un gran Klout que tienen un pobre Peerindex y viceversa, siendo poco frecuentes las personas que tienen los valores equilibrados.

Esto no es más que porque cada Web pone el énfasis en elementos diferentes, además de que Peerindex sólo mide Twitter y se dan casos de grandes valores Klout sólo con actividad en Facebook que Peerindex no puede medir, por lo que necesariamente dará un valor muy bajo.

Una muestra de que es interesante evaluar con ambos números al mismo tiempo cada cuenta es el caso de El País. Se trata de una cuenta sólo para Twitter con más de 1 millón trescientos mil seguidores, con un valor de Klout de 86, uno de los más altos que he visto pero que tan sólo alcanza un valor 53 en Peerindex siendo que yo mismo alcanzo un valor de 54 en Peerindex pero tan sólo mantengo a duras penas un valor 60 en Klout.

¿Cómo es posible que El País tenga un valor tan pobre en Peerindex? La clave está en los 3 valores en los que se divide el valor de Peerindex: autoridad, actividad y audiencia. Mientras que el último mide el alcance de red, la potencialidad de extender sus mensajes y el segundo valor mide la cantidad de actividad de la cuenta, el primer valor mide la capacidad que tiene para influir y crea debate y diálogo con su red. En estos tres valores El País tiene 41, 59 y 92. Es decir que tiene una pobre autoridad, una buena actividad y una excelente audiencia (lógico con la gran cantidad de seguidores que tiene)

Este valor (autoridad) sería el equivalente en Klout a “amplificación” que si bien en El País tiene un muy modesto valor de 11, no por ello Klout le penaliza.

Si me comparo con El País mi valor en Peerindex es 54 y en los 3 valores citados respectivamente 50, 75 y 63. Lo que vendría a decir que tengo una aceptable autoridad (mayor que la de El País), una gran actividad (mayor que la de El País) y una audiencia respetable pero menor que la de El País.

Es por eso que Peerindex me valora por encima que El País, porque tiene en cuenta el compromiso con la red y la actividad más que el tamaño de la red. En cualquier caso Klout valora mi “amplificación” con un valor de 28, también mayor que la de El País.

¿Quier decir ello que yo soy más influyente que El Pais? es evidente que no….pero si nos ceñimos a la red, a nuestras respectivas redes, a la posibilidad de que un porcentaje alto de nuestros seguidores respectivos se hagan eco de nuestros mensajes, entonces sí, yo influyo más a mi red que El País a su propia red… según Peerindex…no se si creérmelo o hartarme a reír

Por contra Klout tiene más en cuenta la red extensa, la red de personas en las que pueden llegar a influir sus seguidores directos y la cantidad total de personas que pueden estar hablando de artículos de El Pais. En ese sentido es evidente que El País si que es más influyente que yo como así lo indica su valor Klout (faltaría más).

Como se puede ver son dos modos diferentes de medir la reputación online, completantarias que no excluyentes, que hay que tener en cuenta las dos y aprender a valorar las dos en su justa medida.

Como se ve de todos estos datos, podemos sacar algunas conclusiones:
1- No nos podemos quedar con un solo valor, hemos de mirar más de uno.
2- Cualquiera de ellos es puramente relativo y nos indica nuestro valor dentro de nuestra red
3- Obsesionarse no sirve de nada…aunque es comprensible
4- En cualquier momento pueden cambiar el algoritmo

¿Qué opináis? ¿habéis llegado a conclusiones diferentes? Comentad vuestras impresiones, siempre es interesante conocer otros puntos de vista.

 

Actualización de última hora:

Se me havía olvidado incluir un vídeo en el que se explica de un modo sencillo el funcionamiento de Klout. Doy las gracias a mi amigo Oscar Del Santo que facilitó el enlace a través de su cuenta de Pinterest

Redes Sociales para Fotógrafos Sociales


El mundo de las Redes Sociales no escapa  a ningún sector de la actividad. Los fotógrafos sociales no somos una excepción y también debemos ponerlos las pilas para no perder el tren.

Alguno se puede preguntar si realmente es necesario, si no se puede seguir como hasta ahora, viviendo de nuestro estudio-tienda con las ventas que van entrando por la puerta.

La respuesta es sencilla y categórica: NO.
Los jóvenes de 17 años (como mi hija mayor) tienen una agitada y completa vida en las redes sociales. Comenzaron con My Space, luego pasaron a Tuenti y ahora están dando el salto a Facebook, Tumblr, Twitter, Weheartit y Pinterest.

Ellos han crecido y han aprendido a amar y relacionarse en las redes sociales. Son amigos desde la infancia, han compartido todo tipo de experiencias, conciertos, salidas, quedadas, etc. Ahora que les llega la hora de escoger la profesión seguro que algunos de ellos escogerán ser fotógrafos.

¿Creéis que el que decida eso necesitará buscar clientes? Evidentemente no, para eso ya tiene a todos sus amigos y conocidos de las Redes Sociales. Antes de abrir su negocio ya tendrán cientos de clientes deseosos de hacerse unas fotos con su amigo de la infancia.
A todos esos jóvenes ya los tenemos perdidos, esos ya no serán clientes nuestros.

¿Seguro? ¿De verdad está todo perdido?

No, no está todo perdido, todavía se pueden hacer cosas, muchas cosas. Nosotros llevamos ventaja, tenemos mucha experiencia como fotógrafos y es algo que ellos no tienen. Lo que nos hace falta es ponernos las pilas en el mundo de las Redes Sociales, en la famosa Web 2.0.

¿Cómo empezar, qué pasos dar para comenzar? Lo primero que hay que tener claro es que esto es una nueva revolución y que hay que estar dispuesto a acometerla. El que se haga el remolón se quedará afuera.

Después hay que ser consciente que esto nos va a suponer más trabajo. Si, más, todavía más. Si ya no tenemos tiempo para nada con el dichoso Photoshop, ahora vienen las Redes Sociales para acabarlo de rematar. Es lo que hay, nadie dijo que fuera a ser fácil.

Para estar en las Redes Sociales hay que pensar que no basta con estar, con abrir una cuenta de Facebook, Twitter o Flicker. Además de eso y otras cosas hay que darles vida a las cuentas, tienen que ser “sociales”, es decir, relacionarse con sus semejantes, realizar una labor de creación de comunidad, de amistad, de empatía, y para eso hace falta dedicar algo de tiempo a compartir contenido interesante con tu comunidad.

Tan malo es no contar nada nunca como pasarse el día repitiendo una y otra vez la oferta de la campaña de comunión o lo bonita que te está quedando la sesión preboda de ayer. Ese contenido no es tan interesante como a nosotros nos puede parecer. No digo nada si el discurso trata única y exclusivamente de los premios y medallas obtenidas.

Entonces ¿que contar? pues depende de cada uno. Lo mejor es empezar por hablar de lo que a uno le gusta y ofrecer ayuda y consejo a su comunidad. Luego, a base de paciencia y escuchando lo que nos contesta nuestra audiencia, podemos poco a poco ir mejorando los contenidos y haciéndolos más atractivos.

Siempre se puede uno fijar en lo que hacen otros que ya están teniendo éxito y probar su fórmula, pero no tiene porqué darnos resultado. Es mejor tratar de ser auténtico y natural.

Otra cosa que hay que hacer es mejorar nuestra presencia en la red, en los buscadores y por excelencia en Google, lo que se llama mejorar el SEO o posicionamiento natural.

Para ello podemos hacer muchas cosas pero las más directas tratándose que somos fotógrafos serían abrir una cuenta en Flickr, otra en Youtube y sobre todo ahora otra en Pinterest.

Con una buena Web, un blog con buenos contenidos nuevos una vez al mes por lo menos y gestionando adecuadamente la presencia en Facebook, Twitter, Flickr, Youtube y Pinterest, podremos mejorar considerablemente nuestra reputación social y nuestra posición en los buscadores.

Hay que tener en cuenta que Google da cada vez más importancia al contenido social para posicionar nuestras Webs. Hay un artículo muy interesante en el blog de Tristán Elósegui  (@tristanelosegui) que ilustra cómo usar el Social Media para mejorar el SEO. Puede que sea algo técnico para los no iniciados pero resumiendo dice que hay que compartir contenido de interés y participar activamente en las redes sociales para mejorar nuestro posicionamiento natural.

Por lo tanto hay que ponerse a trabajar desde ya. Completar los perfiles en las redes sociales más interesantes y crear una estrategia de crecimiento de nuestra comunidad.

Si se os hace cuesta arriba apuntaos a algún curso de redes sociales que haya en vuestra ciudad, veréis que no es nada complicado con un poco de ayuda. Además, en las redes sociales hay una gran cantidad de información y gente dispuesta a ayudaros.

Ánimo y nos vemos en las redes sociales.

Followers, Follows y Tweets, cuestión de proporciones


¿Tiene sentido tener miles de seguidores con los que no hablas nunca? y lo que es más extraño ¿qué razón tienen para seguir a alguien que no se comunica casi nunca?

Hay una cosa que mis comienzos en Twitter me desconcierta, algo que no me cabe en la cabeza y que ya no puedo dejar de comentar.

¿Por qué razón hay personas que siguen a cuentas desproporcionadas? Una cuenta desproporcionada, en principio nos debería dar una señal de alarma, de que algo no funciona bien.

Pero, claro, no os he explicado qué entiendo yo por una “cuenta desproporcionada”.

Desde mi punto de vista una cuenta desproporcionada es aquella que, en líneas generales tiene más seguidores que Tweets emitidos, pero no me refiero a unas pocas decenas (cosa que es lo más habitual cuando se empieza en Twitter) me estoy refiriendo a varios cientos o incluso miles o decenas de miles.

Yo no encuentro ningún sentido seguir una cuenta que tiene unos pocos cientos de Tweets y una cola de seguidores que sobrepasa ampliamente varios miles o decenas de miles. Incluso las cuentas que tienen un extraño equilibro de tweets, seguidores y seguidos por encima de los 1500 me resultan extrañas. ¿Cómo se consigue esa tremenda efectividad? ¡conseguir un seguidor a cada Tweet es una proeza!

Desde luego tengo muy claro que jamás seguiría una cuenta con, por ejemplo, 50 tweets y más de 800 seguidores, mucho más aún si tiene más de 1500 seguidores.

Esto indica claramente que es una cuenta “caza seguidores”.

Si estas leyendo esto y empiezas en Twitter y tienes dudas piensa que, lo más normal, es que las cuentas interactúen con sus seguidores, que conversen y que compartan información. Es necesario sembrar mucho para recoger algo por tanto es casi imposible ir ganando seguidores a ritmo de un seguidor a cada tweet.

El equilibro natural de Twitter nos dice que lo más normal es hacer muchos más tweets que seguidores tengas, no al contrario.

 

En cualquier caso si nadie siguiera a cuentas sin contenido no habría cuentas “caza seguidores”.

Se que este post no cambiará nada, todo seguirá igual, pero yo necesitaba soltarlo. Ya lo he dicho y esta noche dormiré mejor.

Y vosotros ¿qué opináis de esas cuentas?

 

Categorías:Opinión, Redes Sociales Etiquetas: ,
A %d blogueros les gusta esto: