Archivo

Archive for 22 noviembre 2011

Rajoy está triste


Si, Rajoy está triste. No lo quiere reconocer en público. Rajoy es un hombre sencillo y algo tímido, no suele exteriorizar sus sentimientos ni sus pasiones, quizás tenga algo que ver el ser gallego.

Y la pregunta es entonces por qué está triste nuestro próximo presidente del gobierno, a fin de cuentas tiene lo que quería.

Es más, tiene mucho más de lo que podría haber soñado: ha ganado las elecciones, por mayoría absoluta y ha roto el techo electoral del máximo referente del PP, el techo de Aznar. Eso son palabras mayores para cualquier militante del PP.

Entonces ¿por qué habría de estar triste?

Es sencillo, está triste porque su victoria es escuálida, pírrica, raquítica, decepcionante, una amarga victoria por mayoría absoluta.

….

….

¿Qué pasa? ya, claro, no se entiende nada de lo que he dicho, es todo una pura contradicción absurda.

Pues no lo es, en realidad tiene todo el sentido. Es como si el mejor equipo de futbol ganara por 1-0 en el último minuto y de penalti contra un equipo de segunda plagado de suplentes y con sólo 8 jugadores por haber expulsado al resto.

Rajoy ha ganado si, pero no ha convencido a los Españoles, por eso está triste.

Con la que está cayendo, con las feroces críticas contra Zapatero por parte de todos, tanto de la derecha como de la izquierda y el centro, con la grave crísis económica que tanto ha castigado al gobierno saliente, con todo ese viento a favor no ha podido convencer a los Españoles que es lo que habría esperado.

El PSOE ha perdido 4’5 millones de votos pero de tan sólo un 10% ha ido al PP. ¿Cómo es posible que tan poca gente haya cambiado su voto del PSOE al PP?

Varias son las razones que yo veo para ese paradójico comportamiento de los españoles.

Por una parte, los españoles, en su gran mayoría, no son de derechas y por tanto no votarían nunca a un partido de derecha por mucho que el partido mayoritario de la izquierda se desmorone, antes cambian su voto o se quedan en casa.

Por otro lado no hay que perder de vista que es muy probable que algunos de sus propios votantes, a raiz de los sucesos del 15M, hayan cambiado su voto, por ejemplo por UPyD. Es una opción que no puede descartarse. Hay que recordar que la suma de los votos de PP y PSOE se ha reducido en estas votaciones con respecto de las anteriores. Algo ha calado en la sociedad que ha desplazado su voto de los dos partidos mayoritarios a otros partidos menores.

Por otra parte la misma anodina, insulsa y vacía campaña electoral que ha diseñado el PP. Después de dos derrotas y con las encuestas totalmente a favor se pensó que era mejor no meter la pata, no prometer cosas complicadas de explicar y defender, cosas que pudieran poner en contra a la sociedad y las redes sociales. La idea era no repetir errores parecidos a la mala gestión propia del PP con antecedentes como El Prestige o el 11M. Si con dejarse llevar ya tenían la guerra ganada ¿para qué había que arriesgarse en contar lo que se había de hacer una vez en el gobierno?

Además, eso lo veremos pronto, Rajoy sabe que las medidas a toma son tan impopulares que no era necesario levantar la liebre antes de hora y arriesgarse a perder algunos votos que le podrían haber complicado el camino a La Moncloa.

El PP ha comprobado, sin lugar a duda de ningún tipo, que su techo está en 10 u 11 millones de votos. Eso es bastante menos del 30% del electorado y nunca llegará a superar el 50%. Dicho de otro modo: el único partido de derecha español, el partido que aglutina a todos los españoles conservadores sabe a ciencia cierta, que son minoría, que la mayor parte de la población española es bien de centro no conservador o de izquierda. Si hubiera un partído único que aglutinara desde el PSOE a IU hasta los más pequeños partidos progresistas, el PP nunca podría gobernar en España, jamás podría alcanzar el poder en el gobierno de la nación.

También es cierto que el PP llegará un día que se disgregará en dos partidos, uno grande de centro derecha liberal, y otro menor de derecha más conservadora nacional católica. Por el momento tienen una coexistencia pacífica, se necesitan mutuamente, eso también lo sabe Mariano, pero ese matrimonio de conveniencia acabará más pronto o más tarde.

La más curioso es que cuando suelte lastre el PP y se desprenda de esa derecha más conservadora es cuando más posibilidades de gobernar tendrá, obligará al PSOE a desplazarse a su izquierda y acabará por absorver en gran parte al electorado de IU.

Pero esto es “politica-ficción” por el momento.

Por el momento nos esperan 4 años de gobierno de un hombre triste.

A %d blogueros les gusta esto: